En los próximos años, la incidencia de ancianos diagnosticados con cáncer en Europa y en todo el mundo aumentará rápidamente [1].

La II Jornada Nacional de Oncogeriatría tiene como objetivo ilustrar el abordaje para el tratamiento de pacientes ancianos con cáncer en España. Esta población es un nuevo desafío para la asistencia, dado el alto número de pacientes que se esperan. La jornada revisará su manejo, considerando sus cambios metabólicos relacionados con la edad, las comorbilidades, la falta de guías y enumerando algunas de las esfuerzos ya logrados para resolver este nuevo escenario.

La incidencia de neoplasias malignas después de los 70 años se ha multiplicado por 11 en comparación con los adultos más jóvenes [2].
Casi el 80% de todos los cánceres se diagnostican en personas mayores de 55 años [2].
La mediana de edad del diagnóstico en muchos tumores se encuentra más allá de los 60 años [3].
Dado que el progreso socioeconómico y médico contribuye a la disminución de las muertes por otras causas, el impacto relativo del cáncer sobre la mortalidad aumentará aún más.

Mejorar la evidencia científica

A pesar de la alta prevalencia de tumores malignos en personas de edad avanzada, administrar el tratamiento óptimo a pacientes ancianos con cáncer sigue siendo un reto.

Hasta hace poco, la mayoría de los ensayos terapéuticos en oncología no admitían pacientes de edad avanzada. Anteriormente era debido a límites de edad, hoy debido a los criterios de exclusión que prohíben la admisión de pacientes con comorbilidades, algo común en los paciente mayores.

Una encuesta reciente sobre Calidad de Vida Relacionada con la Salud (CRVS) en pacientes de edad avanzada con cáncer, agrupando datos de 25 ensayos aleatorios EORTC con más de 6.000 pacientes incluyó solo el 9% de los pacientes de 70 años o más (n = 539) [4]. Esta baja proporción de pacientes ancianos con cáncer admitidos en los ensayos terapéuticos refleja la situación paradójica de que los tratamientos contra el cáncer generalmente no se prueban en la población con la mayor incidencia de pacientes.

La mayoría de los ensayos de registro, aquellos que prueban la eficacia de un nuevo tratamiento frente al standard anterior, incluyen solo marginalmente a la población anciana que, tras la aprobación del nuevo tratamiento, constituirá la mayoría de los pacientes. Con el aumento de la edad y las comorbilidades, la tolerancia a los medicamentos puede disminuir y la toxicidad de las terapias podría aumentar [5].

La escasez de datos y la falta de guías contribuyen a una situación en la que aún se produce nihilismo terapéutico, tratamiento insuficiente y sobretratamiento de pacientes ancianos con cáncer.

La encuesta de Quinten et al mostró, además, que la calidad de vida alterada por el tratamiento del cáncer variaba con la edad.

En 2015 la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) nombró un subcomité sobre Investigación del Cáncer en Pacientes Mayores [6].

En 2016 la Sociedad Española de Oncología (SEOM) nombró también un grupo de trabajo sobre oncogeriatría [7].

Conclusión

Durante los próximos años, aumentará el número de pacientes de edad avanzada con cáncer. Hacer frente a esta demanda compleja implica asumir esta tarea en su abrumadora complejidad y construir las colaboraciones entre geriatras y oncólogos para optimizar la atención de pacientes de edad avanzada con cáncer.

El tratamiento de pacientes ancianos con cáncer de acuerdo con su salud física y según sus preferencias, permitirá comenzar con una evaluación geriátrica, luego realizar intervenciones geriátricas si es necesario, y luego planificar individualmente la terapia más adecuada, de acuerdo a los datos provenientes de ensayos clínicos especialmente diseñados para obtener evidencia en los tratamientos del cáncer en pacientes ancianos.

Referencias

  1. Marosi C, Köller M. Challenge of cancer in the elderly. ESMOOpen2016;1:e000020. doi:10.1136/esmoopen-2015-000020
  2. Pallis AG, Fortpied C, Wedding U, et al. EORTC elderly task force position paper: approach to the older cancer patient. Eur J Cancer 2010;46:1502–13. doi:10.1016/j.ejca.2010.02.022
  3. Arnold M, Karim-Kos HE, Coebergh JW, et al. Recent trends in incidence of five common cancers in 26 European countries since 1988: analysis of the European Cancer Observatory. Eur J Cancer 2015;51:1164–87. doi:10.1016/j.ejca.2013.09.002
  4. Quinten C, Coens C, Ghislain I, et al. The effects of age on health-related quality of life in cancer populations: a pooled analysis of randomized controlled trials using the European Organisation for Research and Treatment of Cancer (EORTC) QLQ-C30 involving 6024 cancer patients. Eur J Cancer 2015;51:2808–19. doi:10.1016/j.ejca.2015.08.027
  5. Lichtman SM, Wildiers H, Chatelut E, et al. International Society of Geriatric Oncology Chemotherapy Taskforce: evaluation of chemotherapy in older patients—an analysis of the medical literature. J Clin Oncol 2007;25:1832–43. doi:10.1200/JCO.2007.10.6583
  6. Hurria A, Levit LA, Dale W, et al. Improving the evidence base for treating older adults with cancer: American Society of Clinical Oncology Statement. J Clin Oncol 2015;33:3826–33. doi:10.1200/JCO.2015.63.0319
  7. Sociedad Española de Oncología Médica. Grupo de Trabajo SEOM de Oncogeriatría. Available from: https://www.seom.org/es/secciones-comisiones-grupos/grupos-trabajo/seom/grupo-de-trabajo-seom-de-oncogeriatria [Accessed 23th January 2018]