Oncólogos y pacientes coinciden:

“Vamos a ver el fin del tabaco”

  • La desaparición del tabaco podría evitar entre 5 y 6 millones de enfermedades al año
  • Los niños son ahora el objetivo de las industrias tabaqueras en los países en desarrollo
  • Fumar no es una conducta normal ni necesaria

NP-VALENCIA_ 01/06/2017

Claras y contundentes fueron las afirmaciones realizadas por los participantes en la jornada social organizada por el Grupo de Investigación y Divulgación en Oncología (GIDO) con motivo del Día Mundial sin Tabaco.

Manifestando el objetivo social y divulgativo de este acto, el oncólogo Oscar Juan, presidente de GIDO, presentó este acto en el que el público valenciano pudo asistir, y participar, en un encuentro entre médicos, psicólogos y pacientes.

Focalizados en el cáncer de pulmón, los oncólogos Oscar Juan y Francisco Aparisi, pusieron de manifiesto la relación directa entre el tabaco y un 90% de los casos de cáncer de pulmón que es la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo.

Según el presidente de GIDO, el tabaco está implicado en patologías muy graves que abarcan, desde diferentes tipos de cáncer, a enfermedades cardiovasculares de todo tipo, siendo, además, “la causa más prevenible de enfermedad” “Quitando el tabaco – añadía - disminuiríamos considerablemente, entre 5 y 6 millones de enfermedades al año”

Aseguraba el Dr. Juan que gracias a las políticas antitabaco de nuestro país, en los últimos años, se ha experimentado un considerable descenso en el hábito tabáquico que “sobre todo, se da en el hombre”. Aún así la prevención es fundamental ya que “entre los 15 y los 24 años un quinto de la población fuma”.

Una de las conclusiones de la jornada fue “la falta de libertad del fumador”, y del potencial fumador, ya que, a lo largo de los años, ha sido objeto de campañas publicitarias emprendidas por las grandes compañías del tabaco. Para ilustrar esta afirmación el Dr. Francisco Aparisi recurrió a la historia del cine y cómo, de forma subliminal, se ha ido construyendo una imagen positiva del tabaco, y su consumo, como medio para conseguir el reconocimiento y el éxito social. Campañas tanto en el cine como en la publicidad, “que hacen que asociemos tabaco con un héroe”. Una imagen que a la mujer se le ha inculcado como símbolo de liberación, “especialmente en los años sesenta y setenta”, vinculando el fumar con los movimientos feministas de la época.

Para el Dr. Aparisi, el tabaco es una epidemia a nivel mundial y, aunque en nuestra sociedad la publicidad está muy regulada, no ocurre lo mismo en países en desarrollo donde el “target” oficial de las empresas tabaqueras son los niños. En Australia sólo fuman un 1,8% de los menores de 15 años mientras que en Nueva Guinea son el 41%. Pero, al mismo tiempo, con un firme optimismo, anunció que en las sociedades desarrolladas “vamos a ver el fin del tabaco”, asegurando que “hay batallas que están ganadas y, si nos sumamos todos, esta se va a ganar”

Por su parte la psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer, Montiel Chelet, calificó la adicción al tabaco como un trastorno de la conducta, ya que, asegura “fumar no es normal ni necesario”. Por tanto, “para que una persona deje de fumar ha de tener un enfoque global”. Según Chelet, “la adicción a la nicotina es más difícil de combatir que la adicción al alcohol, la heroína, la cocaína o el cannabis y eso se debe a que es un consumo que no conlleva problemas económicos o sociales”. Por eso, insistió, hay que “desnormalizar” el hecho de fumar.

La jornada se completó con el testimonio de Juan Antonio Más, quien se presentó como un runner de 40 años quién, tres meses después de participar en una de las principales carreras de Valencia, fue diagnosticado de un cáncer de pulmón. Juan Antonio, se mostró totalmente de acuerdo con la cercanía del fin del tabaco, confiado en que “las generaciones venideras va a ser muy difícil que fumen, sobre todo porque ya lo trabajamos y lo machacamos los padres y demás”. Además abogó porque se den a conocer más testimonios de personas que se vean afectados por enfermedades provocadas por el tabaco, especialmente, “testimonios de famosos” , proponía.