Marcos Prado Barragán y Emilio Ansotegui Barrera

Autores

Marcos Prado Barragán
Rol: Autor principal
Afiliación: MIR. Servicio de Neumología. Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Valencia
Correo electrónico: julia_hidalgo@hotmail.com

Emilio Ansotegui Barrera
Rol: Supervisor
Afiliación: Médico Adjunto. Servicio de Neumología. Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Valencia

Finalista, V Concurso GIDO para Residentes: Casos Clínicos de Cáncer de Pulmón

RESUMEN

Varón de 61 años, fumador sin otros antecedentes relevantes que comienza con clínica de paresia en lado derecho objetivándose LOEs sugestivas de metástasis. Se realiza cirugía y radioterapia sin encontrarse tumor primario. Tras dos años se encuentran cambios en tamaño y morfología de nódulo pulmonar que se opera, objetivándose un adenocarcinoma escasamente diferenciado.

PRESENTACIÓN DEL CASO

Queremos presentar un caso de un varón de 61 años, fumador con un Índice Paquete Año de 35 años paquete sin antecedentes personales de interés y con antecedentes familiares de enfermedad neoplásica de laringe y hueso en padre y madre respectivamente. Trabaja como vigilante de seguridad.

Acude a urgencias por pérdida de fuerza en hemicuerpo derecho de dos semanas de evolución. Además de alteración de la motilidad fina como escribir, conducir…Sin asociar síndrome constitucional u otra sintomatología. Se le realiza una Tomografía Axial Computerizada (TAC) craneal con imagen sugestiva de Lesión Ocupante de Espacio (LOE), por lo que se amplía el estudio con Resonancia Magnética Nuclear (RMN), objetivando lesión sólida en área motora izquierda con importante edema vasogénico y realce en estudio de perfusión, todo ello compatible con metástasis. Como parte del estudio de extensión se solicita Tomografía por Emisión de Positrones (PET-TAC) donde se halla la lesión ya conocida y un foco hipermetabólico en tiroides. Se realiza despistaje mediante ecoguía para Punción Aspiración con Aguja Fina de tiroides con resultado de bocio coloide.

Se realiza craneotomía y exéresis de la lesión cerebral con posterior radioterapia holocraneal. El estudio anatomopatológico revela un adenocarcinoma pobremente diferenciado, a valorar cáncer pulmonar como principal causa.

En el TAC torácico se descubre un tromboembolismo pulmonar masivo (TEP) masivo sin repercusión hemodinámica de forma casual, y un nódulo calcificado sin signos de malignidad y sin adenopatías. Con estos resultados, se realiza TAC abdominopélvico y broncoscopia que tampoco aportan ningún dato que explique el origen de la lesión cerebral.

Así pues se decide seguimiento del paciente con diagnóstico de metástasis cerebral de primario desconocido. Se retira la anticoagulación al año por el TEP y se realiza tiroidectomía parcial para control del bocio. Durante este tiempo el paciente no tiene sintomatología y continúa con el hábito tabáquico. Se hacen TACs de control de manera periódica (cada año y luego cada seis meses), encontrando a los dos años de la aparición de la lesión cerebral un nódulo espiculado con aumento de tamaño respecto a imágenes previas (Imagen 1) con ligera actividad metabólica, que dados los antecedentes son altamente sugestivos de lesión maligna. Se hace estudio de extensión y se estadifica el tumor siendo T1bN0M0, y tras cumplir criterios de resecabilidad y operabilidad, se le practica una lobectomía superior izquierda con linfadenectomía sistemática. El análisis de la pieza es compatible con adenocarcinoma escasamente diferenciado de patrón predominantemente sólido y no existe metástasis en ninguno de los ganglios estudiados.

El paciente continúa seguimiento en consultas de oncología, hasta la fecha sin enfermedad activa llevando una vida normal.

Figura 1. La parte superior muestra el PET-TAC de reevaluación de enero 2017 en el que se objetiva respuesta metabólica con respecto al PET-TAC inicial de septiembre 2016 situado en la parte inferior de la imagen.

Imagen 1.

DISCUSIÓN

Nos parece interesante la forma de presentación de este caso en forma de metástasis cerebral para este adenocarcinoma de origen pulmonar que se consigue descubrir dos años después. Es importante recordar que este tipo de tumores tienen una alta tasa de metástasis en sistema nervioso central por lo que debe tenerse en cuenta al hacer el estudio de extensión. Otro aspecto a destacar es la importancia de que los pacientes cesen en su hábito tabáquico por lo que no hay que obviar esta recomendación, a nuestro juicio, tan relevante. Que se valorara el tiroides como foco primario hubiera resultado excepcional porque son más frecuentes los carcinomas como tipo histológico y es algo muy infrecuente que causen metástasis cerebrales.

Tras la operación el paciente sufre un tromboembolismo pulmonar masivo, que bien podría corresponder tanto a la reciente cirugía (riesgo intermedio 15-40%) como al estado protrombótico de la neoplasia. Por último, el haber seguido al paciente mediante un protocolo de nódulo pulmonar solitario ha permitido su detección precoz y haber indicado un tratamiento curativo que mantiene a nuestro paciente libre de enfermedad. Desconocemos si persiste el hábito tabáquico.

BIBLIOGRAFÍA

  1. John D Hainsworth MD F Anthony Greco, MD Adenocarcinoma of unknown primary site. Up to Date. 2-2017.
  2. Greco FA, Hainsworth JD. Introduction: unknown primary cancer. Semin Oncol 2009; 36:6.
    Rades D, Kühnel G, Wildfang I, et al. Localised disease in cancer of unknown primary (CUP): the value of positron emission tomography (PET) for individual therapeutic management. Ann Oncol 2001; 12:1605.
  3. J. Motsch, A. Walther, M. Bock. Update in the prevention and treatment of deep vein thrombosis and pulmonary embolism. Current Opinion in Anesthesiology 2006; 19: 52-5.